Especialidad Alimentaria de Farro Biológico Integral

Especialidad Alimentaria de Farro Biológico Integral

Se produce utilizando sólo harina integral de Farro obtenida de la molienda de los granos enteros de la especie Triticum Dicoccum, procedente de Agricultura Biológica 100% Italiana.

La especialidad de farro BioGranoro es rica en fibras, tiene un sabor rústicoy marcado y una excelente consistencia en la cocción.

El farro

El Farro es el antepasado del trigo duro, toma su nombre del latín «far» (del cual proviene también la palabra harina) y representa la más antigua tipología de trigo cultivado, utilizada por el hombre como nutrición desde el neolítico.

El actual valor del farro depende, además que del bagaje histórico y cultural que lo caracteriza, también de las propiedades intrínsecas de este cereal: las óptimas propiedades nutricionales, su sabor característico y su alta digeribilidad.

.

Descubre más

Propiedades nutricionales del FARRO

El farro tiene un valor nutritivo muy alto y posee muchas propiedades benéficas que le permiten sustituir válidamente los cereales más comunes.
El farro es rico en:

  • proteínas
  • fibras insolubles
  • vitaminas (A, B, C, E)
  • sales minerales (hierro, calcio, potasio, magnesio y fósforo)
  • Ácidos grasos poliinsaturados

Características del FARRO DICOCCO

El farro dicocco se diferencia de los trigos blandos y duros por algunas peculiares características relacionadas con el mayor contenido de sales minerales, la presencia de una capa aleurónica más espesa (tejido debajo del pericarpio, rico en vitaminas y proteínas funcionales); además posee un bajo índice glucémico debido a la lenta transformación de los almidones durante la digestión que evita un pico glucémico alto, favoreciendo un mejor aporte energético.

Descubre más

Índice glucémico

Entre todos los cereales, el farro presenta un GI inferior con respecto al grano, al maíz y al arroz. Su elevado contenido de fibras y elementos nutritivos benéficos contribuye a prevenir la resistencia a la insulina, isquemias y obesidad.
El almidón contenido en este cereal es particularmente indicado para la alimentación de personas hiperglucémicas por ser digerido más lentamente con respecto al del trigo.
La estricta correlación entre fibras y glucemia es debida al hecho de que las fibras contribuyen a una lenta transformación de los almidones durante la digestión; por lo tanto, los azúcares se liberan lentamente y la concentración de glucosa en la sangre queda constante en el tiempo. Esto regula la glucemia sin aumentarla y evita un alto pico glucémico.

Rica en fibras

La Specialità di Farro Integrale BioGranoro è un alimento ad alto contenuto di fibre.

Una porzione di 100g apporta circa 6,8g di fibra totale, più del doppio di quella contenuta in una pasta di semola di grano duro convenzionale circa il 27% del fabbisogno giornaliero.

Ricordiamo che gli apporti consigliati di Fibra Alimentare per la popolazione adulta sono di 25 g al giorno e almeno 10 g dovrebbero essere di fibra solubile.

Descubre más

Elegir el FARRO INTEGRAL BIOGRANORO significa:

  • añadir a nuestras recetas la riqueza de una historia milenaria, haciendo revivir, con una pequeña degustación, el sabor de la sencillez.
  • Mantener inalteradas todas las propiedades nutricionales del cereal, por ser integral.
  • Satisfacer exigencias nutricionales diferentes, gracias a su alta concentración de fibras y su bajo índice glucémico.
  • Ofrecer un válido consejo a quienes eligen o tienen la exigencia de reducir la ingesta de gluten.
  • Elegir exclusivamente productos de Agricultura Biológica Italiana.

Minerales

En el farro están presentes cantidades más altas de casi todos los minerales (por ejemplo hasta el 54% más de cinc; 33% de hierro; 28% de cobre), y se ha notado también una mayor acumulación de selenio.
Obviamente, como por el trigo, también en el farro la mayor parte de los minerales está localizada en las capas más externas de la cariópside y por lo tanto generalmente son eliminados durante la producción de harinas refinadas.
Por lo tanto, desde un punto de vista nutricional es preferible utilizar harinas integrales o consumir toda la cariópside para aprovechar al máximo los mayores niveles de selenio y de otros minerales.

100% Biológica Italiana

Agricultura Biológica significa respetar la naturaleza, el medioambiente y tutelar la biodiversidad. Las materias primas utilizadas para la pasta BioGranoro variedad Cappelli son obtenidas 100% de Agricultura Biológica Italiana, según un método de producción que admite solo el empleo de sustancias naturales y excluye el uso de pesticidas y abonos químicos.

Los formatos de la Especialidad Alimentaria de Farro Biológico Integral

Agricoltura Biologica significa rispetto della natura, dell’ambiente e salvaguardia della biodiversità. Le materie prime utilizzate per la pasta BioGranoro varietà Cappelli sono ottenute 100% da Agricoltura Biologica Italiana, secondo un metodo di produzione che ammette solo l’impiego di sostanze naturali ed esclude l’utilizzo di pesticidi e concimi chimici.

El farro

En la edad media, fue progresivamente abandonado pues la producción por hectárea no era muy elevada y la cosecha resultaba muy difícil por el hecho de que los granos caían al suelo con la maduración.
El actual valor del farro depende, además que del bagaje histórico y cultural que lo caracteriza, también de las propiedades intrínsecas de este cereal: las óptimas propiedades nutricionales, su sabor característico y su alta digeribilidad.
Por lo tanto, el Farro vuelve a ser un grande aliado del cocinero.
Farro es el nombre común con el cual se denominan los “trigos vestidos”, en los cuales después de la trilla la semilla queda todavía recubierta de glumillas, es decir la película externa del grano, muy dura.
La porción comestible del cereal es la que crece en el interior de las glumillas, que protegen el grano de los agentes atmosféricos y de la contaminación de los pesticidas.
El farro en apariencia es parecido al trigo. Sin embargo, la cáscara del farro es más dura que la del trigo y esto ayuda a proteger los elementos nutritivos presentes en su interior.
Éstas glumillas deben ser eliminadas con una intervención llamada «decorticación», antes de pasar a ulteriores elaboraciones.
El cereal que se obtiene de esta elaboración es llamado «farro decorticado».
Se puede llamar también «farro entero» o «farro integral», pues la parte alimentaria queda íntegra al 100%.
Con la molienda del farro decorticado se obtiene la harina integral de farro y la harina para la pasta integral de farro, que es llamada también «sémola integral de farro».
Las tres especies son genéticamente diversas, con características de la planta y del grano diferentes:

  • el monococco es una planta pequeña, con hojas sutiles y grano pequeño y «suave». El Farro pequeño (Triticum monococcum) es el farro más antiguo, la primera forma de trigo cultivada por el hombre. Muy presente en Italia, tiene un contenido reducido de gluten y escasa tenacidad. Se puede definir un verdadero «multivitamínico» por contener de 5 a 8 veces más antioxidantes como los Carotenoides y un contenido proteico mayor y de calidad.
  • El dicocco es la especie más difundida en el Mediterráneo, tiene una planta grande, bien desarrollada, espiga y grano grandes. El Farro medio o farro (Triticum dicoccum) es el farro más importante y difundido en Italia y por esto es considerado el farro por antonomasia. Es la especie antepasada del actual trigo duro, del cual, sin embargo, se diferencia de forma evidente por características morfológicas, agronómicas y organolépticas. Una de las diferencias más marcadas con respecto al trigo duro concierne al gluten.
  • El espelta es el farro más difundido en el norte de Europa, tiene características parecidas al trigo candeal y produce granos muy harinosos, aptos para la producción de harina.

El Farro grande o Espelta (Triticum spelta): se cultiva poco en Italia. Tiene un sabor naturalmente dulce que recuerda a la nuez y una consistencia más ligera con respecto a otros cereales integrales. Al ser pobre de gluten, la harina de farro espelta no fermenta siempre de manera uniforme. Es la especie genéticamente más cercana al trigo blando y se ha difundido particularmente en los países del norte de Europa (Suiza y Austria), donde es cultivada desde hace mucho tiempo y utilizada para los productos de horno.

Características del FARRO DICOCCO

En Italia existen también variedades locales de farro, por ejemplo en Toscana el Farro de la Garfagnana, pero las zonas tradicionales de cultivo se encuentran en el área centro meridional (Umbria, Lacio y Molise).
El farro dicocco se diferencia de los trigos blandos y duros por algunas peculiares características relacionadas con el mayor contenido de sales minerales, la presencia de una capa aleurónica más espesa (tejido debajo del pericarpio, rico en vitaminas y proteínas funcionales); además posee un bajo índice glucémico debido a la lenta transformación de los almidones durante la digestión que evita un pico glucémico alto, favoreciendo un mejor aporte energético.
El farro tiene también un buen contenido proteico y además son proteínas más fáciles de digerir.
Las propiedades tecnológicas y reológicas de las harinas/sémolas (por ejemplo volumen del pan y resistencia a la cocción de la pasta) están relacionadas estrictamente con las proteínas contenidas en el cereal, en particular al gluten y al porcentaje de gluteninas y gliadinas que lo componen.
Entre trigo y farro existen diferencias sustanciales con relación al número de fracciones (sub-unidades) que forman el gluten.
El farro (tanto monococco como dicocco) presenta, con respecto al trigo, un mayor contenido total de gliadinas e inferior de gluteninas.
Las gliadinas son las proteínas del gluten que causan la reacción celíaca.
Las gluteninas son la fracción que confiere fuerza al gluten.
La consecuencia es una composición más ligera del gluten del farro, es decir menor tenacidad.
Gracias a esta estructura, muchas personas que padecen intolerancias al trigo, al comer farro no presentan los mismos síntomas, pues la composición de las fracciones proteicas y, sobre todo, la relación entre las diversas fracciones, permiten que el contenido total de gluten sea inferior al de otros cereales y la estructura del mismo sea menos tenaz y por lo tanto más fácil de digerir
El farro como el trigo no puede ser utilizado por los celíacos por contener gliadinas, pero contribuye a reducir el nivel de exposición de la población a productos alimentarios que contengan proteínas potencialmente tóxicas.
La eliminación total de gliadinas y gluteninas no es posible porque no existiría más el gluten, que es el factor que determina las propiedades tecnológicas de las harinas/semolas: sin gluten es muy difícil hacer un buen pan o una buena pasta.
A pesar de que las propiedades tecnológicas de su gluten no sean elevadas, el dicocco es utilizado normalmente en pureza para fabricar pasta y proporciona un producto agradable y dotado de valor nutricional y organoléptico.
Para la producción de productos de panadería se utiliza la harina de farro espelta o, todavía mejor, de farro monococco; dos farros con grano blando y por lo tanto ideales para dulces y productos de panadería.
Un amasado elaborado con harina de monococco, dotado de un gluten menos tenaz del de trigo blando, resultará menos elástico, más friable y por lo tanto más apto para la realización de pastafloras, bizcochos, pastelitos y tartas.
Por último, el monococco posee un gluten todavía más ligero con respecto al farro dicocco; esto significa que se trata de un cereal de elevada digeribilidad y mejor tolerabilidad por parte de nuestro organismo.
 

Rica en fibras

El farro decorticado (es decir liberado sólo de las glumillas, por lo tanto el grano integral), tiene un contenido de fibra más elevado (10%), en particular en la fracción insoluble; además, contiene el aminoácido metionina que carece en casi todos los cereales.
El redescubrimiento del farro está relacionado esencialmente con su elevado contenido de fibras insolubles que favorecen el correcto tránsito intestinal. Los productos a base de farro contribuyen a la prevención de enfermedades como la diabetes, la hipercolesterolemia, el estreñimiento, la diverticulosis y el cáncer de colon.
De hecho, la fibra alimentaria está constituida por polisacáridos complejos como celulosa, hemicelulosa y lignina que no tienen ningún valor nutricional pues el organismo humano no sabe metabolizarlas, pero es útil sobre todo por su capacidad de retener agua.

CONTACTOS

¡Visítanos en las redes sociales y mantente siempre informado sobre las últimas novedades Granoro!

pasta@granoro.it